Mensaje Apostólico 22 de mayo de 2022

Mensaje del apóstol de Jesucristo Nassón Joaquín García, 22 de mayo de 2022, lectura del mensaje por parte del ministro de la iglesia del Señor el pastor evangelista P.E. Nicolás Menchaca.

Que la paz de Dios, la gracia de Cristo Jesús y la comunión del espíritu santo, moren en sus corazón, en primer lugar sabiendo que siempre os acordáis de mi, quiero decirles que me encuentro bien, reitero donde me encuentro estoy bien, las manifestaciones en contra de mi situación aquí han sido mínimas gracias a Dios, en segundo lugar les mando un saludo amoroso, y les que yo estoy contento, no reniego de la voluntad en Dios, cuando Dios quiera el me sacara de este lugar y se que lo hará cuando el así lo quiera.

Por sus oraciones en mi favor, a todos les digo Dios les pague, en tercer lugar quiero externarles una preocupación que hay en mi corazón, estamos viviendo situaciones muy difíciles en estos tiempos, contemplamos cada día mas y mas como crece la maldad en el mundo, la cual daña la armonía, la paz y la tranquilidad de muchas familias. No nada más un País sino en todo el mundo, el mal aumenta cada día y busca desarrollarse, pero eso es algo que nuestro Señor ya nos había anunciado que tenia que venir, y que estas cosas cada vez se iban a multiplicar más y más.

Mi caso ha sido muy visto a nivel mundial, la prensa ha hecho su trabajo informando y dando a conocer lo que ha sucedido con las acusaciones que me han hecho, claro que hay un pendiente y una preocupación muy grande en mi persona, porque aunque la prensa en su mayoría trata de ser objetiva, una parte no lo es, pero al escuchar o al oír testimonios y lo que la radio o algunos programas de TV dicen, me preocupa y yo le digo al Señor, Señor cuida a tu iglesia todos los días, yo le digo al Señor no permitas que les hagan daño, sostenlos en el hueco de tu mano.

La defensa que tenemos es nuestra vida, son nuestro hechos y nuestra conducta, así es que quiero decirle a la iglesia, que yo sigo esperando que sigan respondiendo como hijos de Dios…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.