Si el león ruge, ¿Quién no temerá? Si habla Jehová el Señor ¿Quién no profetizará?